México: Un viaje de ida a la Rivera Maya


Lo curioso de la vida es que siempre nos da la oportunidad de reinventarnos, de cambiar, de empezar de nuevo. Y así fue para Jenny: no decidió mudarse a México, sino que México decidió que tenía que vivir ahí. Para la última producción nos llevó a conocer Tulum, el lugar al que ahora llama hogar, y los mejores spots para enamorarse de la costa caribeña.

Las playas mexicanas te sumergen en un ambiente cosmopolita: podés cruzarte con personas de todas partes del mundo, compartir e intercambiar cultura constantemente. La huella de la civilización maya enriquece cada recorrido; la fuerza de su campo energético es casi mágico. Y si también amás conocer un destino con el paladar, vas a descubrir que la variedad gastronómica es un viaje en sí mismo. Intensa y relajada al mismo tiempo: así se vive la estadía en México.

Hay lugares que te marcan, así que, abrite a la aventura: México te puede elegir a vos.




4 playas imperdibles de la Rivera Maya – By @JennyWilliams


· Punta Maroma: es una de las playas más vírgenes de la Rivera Maya, y sus colores son únicos. El mar está siempre planchado y, desde la orilla, se ven las típicas cabañas soñadas. Lo que nos enamoró de esta playa es la sensación de paz que transmite.



· Caleta Tankah: entre Playa del Carmen y Tulum se encuentra esta playa paradisíaca, soñada y poco concurrida. Podés ir a pasar el día, conocer el cenote y flecharte con los tonos turquesas, casi transparentes, del mar.


· Xpu-Há: a 20 minutos de Playa del Carmen está una de las playas más tranquilas de la Rivera Maya. Suele haber poca gente, y es ideal para pasar el día descansando y reconectando. Porque si hay algo característico que emanan las playas mexicanas es esa conexión tan especial con la naturaleza.


· Isla Mujeres: su mar transparente y su arena blanca hacen de este destino de postal un must. Al ser una isla chica, podés alquilar un carrito de golf y recorrerla. Su tranquilidad y su característico mar planchado la hacen ideal para hacer un plan familiar.


Cómo llegar: Salen ferrys desde el Puerto de Cancún. El trayecto cuesta 150 pesos mexicanos y dura media hora.

Tip: El agua en esa parte de Cancún es mucho más salada que en el resto de la Rivera Maya. En lo posible, llevá algunas gotitas para los ojos, o date una ducha de agua caliente cuando salgas del mar.



Cenotes para descubrir el lado más salvaje de México

Este fenómeno natural típico mexicano consiste en cavidades en la tierra llenas de agua dulce, que están conectadas subacuáticamente con el mar. Prestá atención, porque incluso desde el avión vas a poder ver todos los agujeros en la tierra, es algo muy único, y definitivamente una de las cosas más mágicas de México.


· Kin Ha: quiere decir sol y agua en español, y hace referencia al juego de luces que se crea cuando entran rayos de sol. Imperdible vivir el lado más aventurero de este cenote: es ideal para hacer tirolesa y snrokel.



· Casa Tortuga: este fue el cenote elegido por Jenny para hacer las fotos para Compañía. Tiene una cadena de pequeños cenotes que acompañan al cenote mayor, como ríos, formando una fusión increíble. Conocer este cenote es un viaje en sí mismo, uno se siente en medio de la jungla, y se intensifica la conexión con la naturaleza, con algo mucho más grande. Dicen los que la conocen, que uno no vuelve igual.



Tour gastronómico por la Rivera Maya

Conocer México implica un viaje que involucra todos los sentidos, así que no dejes de anotar estos recomendados para viajar con tu paladar.

· Burrito amor: el restaurant preferido de Jenny está rodeado de vegetación, y es perfecto si buscás un combo bueno-bonito-barato, en un lugar que emana paz.



· Kin toh: si querés tener la experiencia de comer en una casita del árbol elevada, no te pierdas este restaurant de fusión mexicano en el Hotel Azulik.

· Kitching table: es super rústico. Tiene muchas opciones veganas y vegetarianas, además de una coctelería alucinante.

· Gitano: es un bar en medio de la jungla: es realmente una experiencia única. Se pone los viernes, donde es también boliche, por lo que es ideal para ir con amigas.

· Ojo de agua: para cortar el día playero, podés pasar y probar unos smoothies y bowls de acai.



· Origami: es una heladeria en el centro, que ¡tiene el mejor helado de dulce de leche!

Desde el día en que Jenny decidió dejarse llevar por su intuición y mudarse a México, la energía de su costa sigue apasionándola. No sabemos si es por su energía ancestral, la transparencia del mar, o la onda y diversidad de la gente, pero viajar a Tulum nos dejó con ganas de más. Ya nos lo anticipó Jenny: cuanto más de vos le das a Tulum, más te devuelve. Como Tulum, no existe en el mundo.



Por @maguvillar

462 vistas
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon